9 mar. 2014

Reseña: Juego de tronos (Canción de hielo y fuego #1) - George R. R. Martin


Tras el largo verano, el invierno se acerca a los Siete Reinos. Lord Eddard Stark, señor de Invernalia, deja sus dominios para unirse a la corte del rey Robert Baratheon el Usurpador, hombre díscolo y otrora guerrero audaz cuyas mayores aficiones son comer, beber y engendrar bastardos. Eddard Stark desempeñará el cargo de Mano del Rey e intentará desentrañar una maraña de intrigas que pondrá en peligro su vida... y la de los suyos. En un mundo cuyas estaciones duran décadas y en el que retazos de una magia inmemorial y olvidada surgen en los rincones más sombríos y maravillosos, la traición y la lealtad, la compasión y la sed de venganza, el amor, el incesto y el poder hacen del juego de tronos una poderosa trampa que atrapa en sus fauces a los personajes... y al lector.


Juego de tronos es el primer volumen de una saga que todo el mundo conoce actualmente gracias a la exitosa serie de televisión que sacaron hace unos cuantos años, la cual vi y me enamoró con solo ver el primer capítulo. Y, al enterarme de que estaba basada en unos libros que repentinamente todo el mundo estaba leyendo, no tardé en hacerme con el primer tomo y ponerme manos a la obra.

En juego de tronos nos encontramos con 7 reinos  gobernados por un solo rey, Robert Baratheon, que viaja hasta Invernalia a ver a su buen amigo Ned Stark y a pedirle que sea la mano del rey, puesto que ocupaba Jon Arryn pero que ha fallecido recientemente. Ned acepta y se marcha con parte de su familia a Desembarco del rey, donde se verá envuelto por una red de mentiras, traiciones e interrogantes, que van a poner en peligro la paz en los reinos.  Por otro lado tenemos a Daenerys Targaryen,hija del anterior rey a Robert, que acaba de ser comprometida con el poderoso Khal Drogo, y que está dispuesta a recuperar las tierras que le fueron arrebatadas. 

Aunque este género no es de mis favoritos ni lo que suelo leer, hay que admitir que estos libros se merecen la fama que tienen, y es que el mundo que ha creado el autor es sencillamente genial. George r. r. Martin no se parece a ningún autor que haya leído anteriormente, pues tiene una manera de escribir muy especial que te encandilará desde un principio y te hará no despegar los ojos de las páginas, además de que no se corta un pelo a la hora de relatar las escenas de contenido sexual o de contar detalles grotescos. Por otro lado, cada capítulo está narrado por uno de los personajes principales, por lo que, aunque estén a kilómetros de distancia unos de otros, vamos a enterarnos de lo que sucede en cada parte.  

Pero también he encontrado algunos aspectos negativos en este libro. Lo que menos me ha gustado del libro es que a veces me resultó algo lento, pues en algunos capítulos sentía que no sucedía nada porque los personajes se dedicaban a hablar de sus cosas con los demás. Los peores han sido los de Catelyn, que a mi me aburrían bastante y que en más de una ocasión estuve a punto de saltármelos. Otra cosa que no puedo decir que no me haya gustado pero que si que ha resultado algo frustrante ha sido la inmensa cantidad de personajes que aparecen, lo que me hizo que me perdiera en varias ocasiones en la lectura. Aunque si nos sucede esto disponemos de un dossier al final del libro con todas las casas y sus miembros, aunque yo llegué a un punto en el que dejé de molestarme de buscarlos a todos.

Los personajes principales son el gran punto fuerte del libro. Cada uno está perfectamente definido, y el autor te hará amar a unos y odiar intensamente a otros. Por un lado tenemos a la casa Stark, compuesta por Nedd y Catelyn, sus hijos, Robb, Bran, Rickon, y el bastardo de Edd, Jon Nieve, y sus hijas, Sansa y Arya, una de mis favoritas. Un detalle que me ha gustado mucho es que cada uno tenga su propio lobo huargo, a los que se le coge mucho cariño. Por otro lado tenemos a los Baratheon- Lannister, compuesto por Robbert y Cersei, y sus hijos Myrcella, Tommen y un odioso Joffrey. Mis favoritos sin duda han sido Daenerys, con la que sufrirás, llorarás y reirás, y Tyrion Lannister, el mejor de todo el libro sin duda, y estoy segura de que es el favorito de la mayoría de los que hayan leído el libro. Pero ojo, no se te ocurra encariñarte con ninguno, pues George R. R. Martin no tendrá piedad si se le antoja deshacerse de uno de ellos, por muy importante en la trama que sea, algo que me ha gustado mucho por una parte, pues en cada escena de acción estaba totalmente alerta y rezando para que quien quiera que estaba en peligro no le pasara nada, y no tanto por otra, ya que en alguna ocasión me ha hecho sufrir de lo lindo.

Cuando se juega al juego de tronos solo se puede ganar o morir. No hay puntos intermedios. – Cersei Lannister

En conclusión, un libro que, aunque pueda echar para atrás a por de su grosor y el hecho de que algunas veces pueda resultar un poco denso, tienes que leer sí o sí.  Una vez que entres en el juego de tronos no podrás parar de leer hasta saber como acaba todo, y con un final que te dejará a cuadros y que te hará desear leer de seguida su continuación, choque de reyes. 



1 comentario:

  1. Me encanto la reseña yo tambien estoy con la saga e acabado el primer volumen de juego de tronos(edicion bolsillo) y me voy a poner en el volumen 2 cuanto antes muy bien echa la reseña enhorabuena

    ResponderEliminar